Una nueva forma de hacer campaña

Me he tomado la libertad de colocar en mi blog, para darle el uso de bitácora, la mayoría de mis artículos, de entre ellos, salió este pequeñin que ni siquiera recuerdo haber escrito, pero me resultó interesante. 

Discurso Político

Una nueva forma de hacer campaña

Admiró las campañas políticas en nuestro país, un despliegue mediático digno de los más importantes acontecimientos. La solemnidad a la hora de generar discursos vacíos con la oratoria más limpia que tengamos oportunidad de escuchar. Los partidos políticos (aparatos inertes durante todas las demás épocas del año) hacen su aparición con fanfarreas, tocan a tu puerta con promesas que, sin duda, han envuelto a más de uno. Poderosos debates entre todos los personajes que sea posible tener en horario televisivo… Y bueno, con el IFE como Staff montando el escenario, ellos arman la función.

Admiró más que tantos años después la función continúa, distintos actores, mismo guión.
Mi deducción: es así como siempre se han hecho las cosas, no encuentro una mejor explicación. Lo he escuchado, leído y comentado, esa forma de hacer campañas YA NO FUNCIONA; Simplemente es una especie de forma o pre-requisito a la hora de una elección popular. Sucede de esa manera en consejos estudiantiles, Planillas, Asociaciones de Padres de Familia, Partidos políticos, etc. Los pasos son simples:

  1. Quien quiere ser votado da una lista interminable de porque él es la mejor opción. Y de todos los defectos de sus competidores.
  2. Por si no fue suficiente, anexa una lista de todo lo que hará si es elegido, debe ser suficientemente larga para que todos vean que él va a trabajar enserio
  3. Una variante “Nueva” es llamar a un notario para firmar la lista de promesas frente a él.
  4. Nuevamente mencionas los defectos de tus competidores, no es requisito que sean ciertos.
  5. Algunos eventos masivos para impresionar (no se a quien) no deben faltar despensas, promesas y esas cosas.

Seguramente, amigo lector, podrás agregar más pasos a la lista anterior, por favor no lo hagas, ese tipo de campañas es mediocre, no vale la pena y lo mejor que podríamos hacer es entender que pertenecen al pasado.

Debe existir otro tipo de campañas políticas, con personajes que entiendan que al echar tierra a sus competidores solo están perdiendo terreno. Que se ocupen de lo que dicen, campañas donde el votante puede hacer un ejercicio de reflexión real… y ahí recae la fuerte responsabilidad, exigir una nueva forma de hacer las cosas implica cambios, esto no tiene nada que ver con los llamados políticos, sino con los votantes, y entonces te encuentras a jóvenes profesionistas de veintitantos años que se atreven a decirte que nunca han votado en sus vidas, que su credencial de elector es solo para entrar al antro. Con ciudadanos de todas las edades que no pueden decirte el nombre de los candidatos, de aquellos a los que se supone debe elegir.
Y, sorpresa, para llegar a estas personas solo es necesario desempolvar aquel viejo guión, actualizar a los personajes y repetir la historia.
Como dicen, la función debe continuar.