Mente desordenada

¿Les ha sucedido?

Tener tantas ideas en la cabeza, suficiente energía y tiempo para realizarlas y; sin embargo, por alguna extraña razón no logran culminar nada o terminan postergando algo que no debieron y dándole demasiado tiempo a algo que no deberían.

A mi me pasa bastante seguido. Es extraño como puedo tener algo en la mente durante tanto tiempo y, de pronto, cuando es el momento de llevarlo a cabo me doy cuenta que era mucho mejor en mi cabeza o que logré resolverlo en la mente y pierde ese interés de mi parte para hacerlo. Es cierto, no lo hice, pero lo resolví, y sé que si en el futuro lo necesito, podré resolverlo, pero el verdadero problema es que sigo sin la experiencia real de hacerlo.

abejas

“¿Y que dato inútil traes tú?”

Otras veces me encuentro tan metido en ciertas cosas que descuido otras, es como si mi mente fuese capaz de olvidarse de todo lo que la rodea y concentrarse en esa tarea, encontrar todos los posibles caminos y regresar para decirme cual es el verdadero. La verdad es que no soy el mejor resolviendo problemas, porque no siempre elijo la respuesta correcta pero mi mente viaja hacia los posibles caminos para decirme cuales serán las consecuencias y regresa con lo que necesito: “Esa no es la respuesta correcta prueba otra” o, en ocasiones “Este es el camino correcto”.

Siempre recuerdo a mi compañerito de primero de primaria cuando estaba explicando como, según el, funcionaba su cerebro:

“Maestra, yo creo que hay muchas abejitas con ideas que van y vienen para traerme las respuestas correctas o las cosas que dicen las personas”

Pues bien las abejas de mi mente es posible que consumieran demasiada azúcar, parece que siempre están corriendo para todos lados cargando datos inútiles (aunque creo que le dejaron el trabajo de recordar los nombres a la mas lenta). Pero a ratos parece que todas viajan a la misma dirección olvidándose de lo demás o, por el contrario, ninguna va hacia donde tienen que ir.

Creo que por eso nunca fui muy persistente con los videojuegos de primera persona, donde no importa cuanto se adelante mi mente, el personaje que controlo tiene que realizar todo el proceso para pasar a lo que de verdad me interesa. O ¿será que ese es mi problema con la vida real?

Es mas bien una mala broma, estoy a merced de mi mente para decirme que disfrutar y de que no. Me engaña y me he visto en mas de una ocasión perdiéndome momentos que no regresaran por sus caprichos.

Creo que el problema es que tengo una mente desordenada, desobligada y mas bien poco disciplinada.

Prometo resolverlo.