Salto de fé

salto-de-fe

Estos días los he pasado lejos de casa y la oficina atendiendo a un cliente, pronto mi compañero y yo eramos prácticamente parte de la empresa, y justo hoy nos comentaban la posibilidad de quedarnos para trabajar, la propuesto llego acompañada de un buen sueldo y en un excelente ambiente de trabajo. Me gustaría decir que estoy acostumbrado a recibir este tipo de ofertas y que las rechazo con facilidad, pero eso sería una mentira. No es fácil rechazar la oportunidad de un presente mucho mas cómodo.

Pero, en esta ocasión ya lo veía venir y estaba mentalizado, me limite a decir que por el momento ya tengo otros compromisos y no era parte de mi plan quedarme con ellos mas allá del contrato actual.

¿Por que no quieres quedarte?

Fue la pregunta de mi compañero…

La verdad no tengo una respuesta para porque decir que no, económicamente sería un respiro para la cartera de un dueño de negocio, pero mi cartera dejo de tomar las decisiones hace un rato. Podría decir que es el trabajo de oficina que simplemente no es para mi, pero en casa hago bastante ese papel de burócrata…

O tal vez… este es mi salto de Fé, puse mis sueños y aspiraciones en otro lado y quiero seguir caminando para alcanzarlos, tal vez tiene mucho que ver con eso.

 

¿Por que rayos no se me ocurrió esa respuesta cuando me preguntaron?

 

 



2 respuestas a “Salto de fé”